PÁSATE A LAS RELACIONES DETOX

Los veranos, las Navidades y los confinamientos son la puntilla que le hace falta a una relación desavenida para romperse del todo…es curioso que un ser social por naturaleza sea tan patoso a la hora de relacionarse en las distancias cortas. De hecho, las relaciones interpersonales en general, y las de pareja en particular, son una de las cuestiones que más quebraderos de cabeza nos dan a los seres humanos.

 

Una pregunta que me suele hacer con cierta frecuencia la gente es: ¿cómo puedo saber si mi pareja es una persona tóxica? Y es que, cuando las cosas se ponen feas, es más fácil pensar que toda la culpa la tiene la toxicidad del otro 😎.
Bueno, desde mi perspectiva, no creo que existan personas tóxicas. El que más o el que menos ha observado con cierta perplejidad y, porque no decirlo, incluso con un pelín de rabia, como su supuesta expareja “tóxica” ahora se lleva de maravilla con su actual relación 😬.
Y esa es la prueba de que quizás esa persona, por si misma, no era tóxica. Quizás era tu relación con ella, la interacción entre los dos, la que lo era.
Ojo, está claro que gente c _ _ _ _ _ a (pasatiempo para que hagas en la playa 😜) siempre ha habido por ahí suelta, y siempre hemos sabido cómo defendernos de ella…y si no sabíamos…teníamos que espabilar…
En fin, sin perder de vista que TÓXIC@ es otra etiqueta más, sacada de la manga de la psicología de pandereta y chichinabo, para ofrecer explicaciones superficiales y ambiguas de ciertas conductas que, además, desplazan la propia responsabilidad del propio bienestar hacia el otro o hacia la naturaleza de la relación… ¿cómo podríamos definir una relación tóxica?
Pues como la relación en la que se da una incapacidad continuada de gestionar los conflictos de una manera asertiva y, por lo tanto, en la que se generan situaciones constantes de desigualdad (casi siempre para el mismo lado) que conllevan sufrimiento y agotamiento emocional para uno o ambos miembros 🤯.
Para que se dé una comunicación asertiva, ambas personas conocen sus propias necesidades, las expresan teniendo en cuenta que el otro también tiene las suyas, cuidan las formas para no dañar la relación, negocian para llegar a acuerdos suficientemente equilibrados (ganar-ganar) y en el caso de tener posturas irreconciliables en temas fundamentales, saben poner fin a la relación para no seguir haciéndose daño.
Lo que está claro es que, si estás fallando en alguno de estos puntos, tú también estás contribuyendo a que tu relación sea “tóxica”. Es posible que no seas el generador principal de problemas, pero tampoco eres tan víctima como crees, de hecho, puedes decidir quedarte o MARCHARTE, dejar pasar o PONER LÍMITES, seguir siendo dependiente o trabajar tu AUTOESTIMA e INDEPENDENCIA y hacerte RESPONSABLE de tus emociones.
Esto es durillo de escuchar y de reconocer, saber que somos en parte artífices de nuestro sufrimiento es incómodo, pero también es el pasaporte a nuestro empoderamiento y nuestra libertad. Además, mientras que sigas posicionándote en el papel de víctima, siempre habrá algún verdugo para ti en el camino, ¿de verdad eso es lo que quieres?
Dicho así parece muy fácil, pero desde luego no lo es y a veces se puede necesitar la ayuda de un profesional, primero para ser consciente de que tu relación no es sana…a veces, por ejemplo, haber tenido modelos educativos de relaciones desequilibradas en tu familia, puede que te haya hecho “normalizar” ciertas actitudes y comportamientos sin ser consciente del coste emocional que pueden llegar a tener para ti.
Luego, en el caso de que sea necesario, para adquirir o potenciar habilidades de reconocimiento, expresión y regulación de emociones tales como la asertividad, la escucha activa, la empatía, la negociación etc.
Y por último, y en el caso de que aún así no funcione la relación, para desarrollar el suficiente amor propio y coraje como para ponerle fin, porque recuerda que estás en tu derecho y en tu obligación de buscar y proveerte de lo que necesitas 🙌🏻.
PD: Por cierto, hace poco me llegó un artículo cuya cabecera decía algo así como: “así como es necesario desintoxicar tu cuerpo de toxinas que pueden afectar al organismo, también es importante hacer un détox de pareja…”  😳

Si…vamos rumbo a la extinción 😂

María Robles
Psicóloga Sanitaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat