DE LO INDIVIDUAL A LO COMUNITARIO

Es paradójico darse cuenta de que cuanto más exenta está una sociedad de peligros, mayor es la sensación de inseguridad que experimenta.
Cuanto mayor es el control, más vulnerable se es al descontrol.
Normalmente, para enmascarar y paliar estas sensaciones, las personas llevamos a cabo todo tipo de conductas compulsivas que nos aportan una falsa sensación de control a corto plazo.

En estos momentos de pandemia, en los que vemos peligrar nuestra sociedad de bienestar a niveles tan importantes, las compras masivas de víveres y la cantidad de información que estamos consumiendo y hacemos circular sin contrastar, no son ni más ni menos, que ejemplos de esto.
Quizás es un buen momento para enfrentar la realidad de que la vida supone una verdadera incertidumbre y de que no somos tan superiores ni invulnerables. Quizás al entender esto, empecemos a dar más valor al sentido de COMUNIDAD y al hecho de que hay sucesos que están por encima de nuestras necesidades personales. A veces las adversidades hacen grande a una sociedad, hagamos grande la nuestra.

María Robles

Psicóloga Clínica

Co-Directora de Essentia Psicología y Bienestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat