TERAPIAS

Seguimos un enfoque centrado en el cliente:
La persona que acude a consulta no es considerada como paciente, sino como cliente, ya que no se considera que sufra ninguna enfermedad o patología, sino formas disfuncionales de vivir.

En un sentido filosófico se considera que el ser humano, durante su vida entera, vive en una interdependencia entre sus necesidades de autonomía y sus necesidades de estar relacionado con los demás y con la sociedad. Las dos necesidades son existenciales. Uno de los objetivos de la terapia centrada en la persona es ayudar al paciente a encontrar su equilibrio en esta interdependencia y de desarrollar en ella su pleno funcionamiento social y psíquico.

Rogers propone tres condiciones fundamentales en la relación terapéutica

    1. Respeto: la aceptación y consideración incondicionalmente positiva de la persona en búsqueda de ayuda.
    2. Empatía: la empatía centrada en el cliente. Es la capacidad del terapeuta de entrar en el mundo del cliente y de comprender con exactitud sus vivencias.

    3. Congruencia: la autenticidad del terapeuta permite a menudo un diálogo sincero y constructivo directo entre el terapeuta y el cliente. El terapeuta sigue siendo un experto, pero él se comunica también como ser humano al servicio de su cliente.

TERAPIA BREVE ESTRATÉGICA

Somos especialistas en un tipo de terapia que se conoce como Terapia Breve dentro de un Enfoque Estratégico.

A diferencia de otras terapias, para solucionar el problema no es necesario indagar en el “por qué existe”, sino en el “cómo funciona”. Es decir, el psicólogo de terapia Breve no dedica mucho tiempo al pasado del cliente, a no ser, que el paciente lo considere importante para solucionar su problemática, o que el terapeuta lo estime importante para obtener recursos adicionales y útiles para ampliar la gama de posibles soluciones al problema planteado. Por el contrario se concentra desde el principio de la terapia en entender cómo funciona el problema concreto que se trae a consulta. Esto permite que la terapia se centre en el presente y se avance hacia intervenciones mucho más rápidas y eficaces, de hecho, uno de los distintivos de este modelo es su capacidad de generar los primeros cambios terapéuticos en tiempos breves, incluso aunque el problema sea complejo y/o enraizado en el tiempo.

Otra de sus características fundamentales es que se analizan los intentos de solución puestos en marcha hasta el momento por el cliente, ya que en la mayoría de las ocasiones son estos intentos rígidos y estereotipados, los que han contribuido a que el problema se mantenga y/o empeore.

No se trata al individuo y su problema en forma aislada, sino que se le considera dentro de su contexto y sus interrelaciones. Esta filosofía es la que permite a la Terapia Breve aplicarse adecuadamente tanto al tratamiento de familias, como de parejas, individuos, u otros sistemas de interacción humana.

ACT: TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO

Frente a otras terapias tradicionales, ACT trabaja con un modelo de salud y no de enfermedad, es decir, sostiene que el sufrimiento es inherente a la vida humana y que los problemas comienzan cuando las personas ponen en marcha patrones rígidos para evitar este sufrimiento. Lo que a corto plazo es un desahogo, a largo plazo les va alejando de las cosas que son importante para ellas en la vida.

Concretamente, la investigación está mostrando que el problema no es la ocurrencia de pensamientos y emociones desagradables en situaciones difíciles, sino los intentos deliberados e inflexibles por deshacerse de estos contenidos privados.

Al no trabajar con un modelo de salud, no se utilizan diagnósticos al uso y el proceso terapéutico se ajusta por completo a las características del problema de la persona que acude a terapia.

Por ello, en el proceso terapéutico es clave trabajar en la clarificación de los valores y objetivos del cliente, al tiempo que se trabaja la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones que les impiden conseguirlos con diferentes estrategias de distanciamiento.

MBCT: TERAPIA COGNITIVA BASADA EN MINDFULNESS

Originalmente la MBCT fue creada como tratamiento preventivo para la recaída de la depresión. Desde este enfoque, se considera que cuando un individuo ha padecido de depresión en alguna etapa de su vida y se llega a sentir afligido, puede volver a presentar un episodio depresivo debido a un proceso cognitivo automático.

El objetivo de la MBCT es que el cliente aprenda a identificar estos procesos y a observarlos y aceptarlos sin juzgarlos para no reaccionar o dejarse llevar por ellos, siempre desde la aceptación y nunca desde la lucha.

nECESITAS MÁS INFORMACIÓN

Puedes encontrarnos en C/ Nueva nº12, planta 4ª – Motril 
o contactar con nosotros en el teléfono 858 12 80 41