Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad

Comienza en la infancia y algunos ejemplos de rasgos que pueden presentar son:

-No escuchan. No se fijan.
-No retienen la información.
-No interiorizan las normas.
-Hacen lo primero que se les ocurre y dicen lo primero que piensan.
-Todos los estímulos les entretienen.
-No son capaces de atender a una sola tarea que les suponga mucho esfuerzo mental.
-No aprenden por las consecuencias.
-Cuanto más quietos tienen que estar, más inquietud les entra.
-No tienen conciencia del tiempo, ni regulan el mismo.

Podemos diferenciar entre tres tipos:

-Con predominio del déficit de atención.
-Con predominio de la impulsividad-hiperactividad.
-Combinado, donde predominan tanto síntomas de desatención como de impulsividad-hiperactividad.

Los padres necesitan estrategias que faciliten a sus hijos el aprender a regularse y autocontrolarse:

1.Estructuración del ambiente: tranquilidad, organización, hábitos, rutinas y normas.
2.Externalización de la información: carteles, fotos, alarmas etc.
3.Internalización de los procesos: autoinstrucciones, pensar en voz alta, repetirse la orden etc.

Los niños con TDAH van a necesitar una guía externa de conducta, es decir, un adulto que les indique cómo deben comportarse y cuándo. Lo importante en este caso son: la actitud de paciencia y las expectativas realistas.
El problema es que con los niños con TDAH, cuando ya tienen una edad en la que ciertos comportamientos deberían estar adquiridos, queremos que lo hagan solos y lo hagan cuando les demos la orden y perdemos rápidamente la paciencia.

Estrategias:

1.Procura que cuando le des una orden, él la repita en voz alta para que no se pierda

2.Seguir las fases de las autoinstrucciones:
-¿Cuál es la situación?
-Tengo que pensar en un plan para solucionarla
-Me lo repito en voz alta para que no se me olvide
-¿Estoy utilizando mi plan?
-¿Cómo me ha salido?
-Reforzarme por lo bien que lo he hecho y por haber utilizado mi plan.

3.Trabajar con la imaginación también es importante y sobre todo plantearlo como un juego y puede consistir tanto en recordar el pasado como en imaginar el futuro. Recordar por ejemplo cuando tenéis que ir a la consulta del médico…vamos a recordar qué pasó, ¿recuerdas que hubo que esperar?, ¿Qué pasó?, ¿Qué hacemos cuando nos pasa eso?, lo que nos puede llevar a hablar de que a veces se aburre, toca cosas, protesta y molesta y que al final nos enfadamos y lo castigamos.
Hacer el ejercicio de en modo futuro consistiría en lo mismo pero hablando de lo que podría suceder si….”vamos a imaginarnos que pasaría en esta situación si tuvieras esta dificultad”.


facebooktwitter

En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usarlas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies lee nuestra Politica de Privacidad y Cookies.

Acepto la Politica de privacidad y Cookies.

EU Cookie Directive Module Information