Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad

Comienza en la infancia y algunos ejemplos de rasgos que pueden presentar son:

-No escuchan. No se fijan.
-No retienen la información.
-No interiorizan las normas.
-Hacen lo primero que se les ocurre y dicen lo primero que piensan.
-Todos los estímulos les entretienen.
-No son capaces de atender a una sola tarea que les suponga mucho esfuerzo mental.
-No aprenden por las consecuencias.
-Cuanto más quietos tienen que estar, más inquietud les entra.
-No tienen conciencia del tiempo, ni regulan el mismo.

Podemos diferenciar entre tres tipos:

-Con predominio del déficit de atención.
-Con predominio de la impulsividad-hiperactividad.
-Combinado, donde predominan tanto síntomas de desatención como de impulsividad-hiperactividad.

Los padres necesitan estrategias que faciliten a sus hijos el aprender a regularse y autocontrolarse:

1.Estructuración del ambiente: tranquilidad, organización, hábitos, rutinas y normas.
2.Externalización de la información: carteles, fotos, alarmas etc.
3.Internalización de los procesos: autoinstrucciones, pensar en voz alta, repetirse la orden etc.

Los niños con TDAH van a necesitar una guía externa de conducta, es decir, un adulto que les indique cómo deben comportarse y cuándo. Lo importante en este caso son: la actitud de paciencia y las expectativas realistas.
El problema es que con los niños con TDAH, cuando ya tienen una edad en la que ciertos comportamientos deberían estar adquiridos, queremos que lo hagan solos y lo hagan cuando les demos la orden y perdemos rápidamente la paciencia.

Estrategias:

1.Procura que cuando le des una orden, él la repita en voz alta para que no se pierda

2.Seguir las fases de las autoinstrucciones:
-¿Cuál es la situación?
-Tengo que pensar en un plan para solucionarla
-Me lo repito en voz alta para que no se me olvide
-¿Estoy utilizando mi plan?
-¿Cómo me ha salido?
-Reforzarme por lo bien que lo he hecho y por haber utilizado mi plan.

3.Trabajar con la imaginación también es importante y sobre todo plantearlo como un juego y puede consistir tanto en recordar el pasado como en imaginar el futuro. Recordar por ejemplo cuando tenéis que ir a la consulta del médico…vamos a recordar qué pasó, ¿recuerdas que hubo que esperar?, ¿Qué pasó?, ¿Qué hacemos cuando nos pasa eso?, lo que nos puede llevar a hablar de que a veces se aburre, toca cosas, protesta y molesta y que al final nos enfadamos y lo castigamos.
Hacer el ejercicio de en modo futuro consistiría en lo mismo pero hablando de lo que podría suceder si….”vamos a imaginarnos que pasaría en esta situación si tuvieras esta dificultad”.


facebooktwitter

REFUERZO POSITIVO

REFUERZO POSITIVO

A menudo utilizamos con los niños más el castigo que el refuerzo positivo, pero olvidamos que el refuerzo sirve para que el comportamiento positivo, al asociarse con una consecuencia agradable, se repita. Además las razones del castigo a veces son tan dispares y los castigos tan poco apropiados que muchas veces se ven como injustos y no producen un buen aprendizaje, más bien producen rebeldía.
Ambos son necesarios pero no cabe duda de que el refuerzo debe estar más presente.

El refuerzo está indicado para

  • Desarrollar una conducta positiva nueva.
  • Aumentar la frecuencia de una conducta positiva.
  • Disminuir la conducta problemática.

Procedimiento:

  • Seleccionar la conducta a incrementar de una manera muy específica, no valen cosas como “te tienes que portar bien” ya que es demasiado ambiguo. Un buen ejemplo sería: realizar la tarea en silencio.
  • Elegir el reforzador. No todos los niños son sensibles al mismo tipo de reforzador, hay que buscar los que más efecto hagan. Saciedad: si siempre ofrecemos el mismo tipo de reforzador el niño se puede cansar y es importante combinarlos con emocionales. Un buen refuerzo es preparar una actividad en familia que sepamos que el niño va a disfrutar mucho. De esta manera no sólo le reforzamos sino que hacemos algo positivo todos juntos. No es necesario reforzar siempre con algo material.
  • Inmediatez: la inmediatez del refuerzo hace que se fortalezca la relación entre la respuesta y la consecuencia, aumentando la probabilidad de que esa conducta se produzca en el futuro.
  • Describir la conducta mientras se le refuerza. Es decir, explicarle al niño exactamente porqué se le refuerza.
  • Ser constantes.
  • Llevar un registro de las conductas que queremos reforzar y de los progresos.
facebooktwitter

Se Vende Felicidad

Se Vende Felicidad

Pensando en lo sobrevalorada que está la felicidad... en lo "tontos" que nos ponemos cuando creemos haberla conseguido para siempre y lo muy "tontos" que nos ponemos cuando la perdemos y creemos que no volverá nunca....la felicidad es un estado impermanente, al igual que la infelicidad...sin embargo, en esta sociedad hedonista, "la búsqueda de la felicidad eterna" se ha convertido en una falacia comercial más y en una carrera de fondo sin fin guiada por falsos gurús, y el mundo se llena de personas angustiadas preguntándose si de esta o aquella manera podrían ser o haber sido más felices...metidos en una vorágine de frustración, anhelo de lo que podrían haber sido sus vidas y desmotivación por la vida que están viviendo y por todo lo que tienen...que paradójicamente, y por estas partes "evolucionadas" del mundo, suele ser muchísimo.
Mi padre reflexionaba una vez: "al pastor le hicieron un desgraciado cuando le regalaron un transistor, él simplemente era feliz con sus ovejas, un palo y una navaja"...quizás mi padre es un poco exagerado, quizás ni el pastor era tan feliz, ni el transistor le hizo tan desgraciado, pero...ahora entiendo el fondo del mensaje. Cada vez más estudios demuestran que la cantidad de opciones a las que puede aspirar hoy en día una persona es indirectamente proporcional a su sensación subjetiva de satisfacción. Es decir, cuantas mas opciones de elección tenemos, más insatisfacción, ¿curioso, no? Esto está claro si pensamos que por cada cosa elegida hay un montón de ellas que tenemos que desechar, y con ello la eterna duda de ¿habré hecho lo correcto? Está claro que al ser humano de esta era "le pone" la complejidad...
No es que yo piense que la ambición por mejorar en la vida y por poder optar a multitud de cosas no sea positiva e incluso necesaria...pero...¿tenemos siempre clara dónde está la linea entre sana ambición y locura? y por otro lado, ¿esas ambiciones son realmente nuestras o son lavados de cerebro de la masa? ¿realmente estamos tan incompletos a todos los niveles? ¿realmente necesitamos tantas cosas para sentirnos realizados?
Aprender a aceptar lo que somos y tenemos, y a valorar nuestras ovejas, nuestro palo y nuestra navaja, podría ser un muy buen comienzo para empoderarnos , y a partir de ahí seguro que llegamos a donde realmente tengamos que llegar...ni más, ni menos...da igual...siempre y cuando disfrutemos del paseo.

María Robles.

facebooktwitter

LA IMPORTANCIA DE ENCONTRAR TU CENTRO

alt

Dicen los especialistas en metodologías como la PNL, que todos tenemos los recursos necesarios dentro de nosotros para superar cualquier contratiempo, pero también es cierto que a veces esos recursos no están disponibles, puede ser porque estemos inmersos en una catarata de sensaciones y emociones desagradables como la ira, tristeza, miedo, etc… que hagan que los recursos que necesito en un momento y una situación determinada, estén tapados por el torrente emocional y entre en una espiral de emociones y pensamientos difíciles de controlar.

Una buena forma para poder acceder a esos recursos es aprender a centrase, desarrollar capacidad de concentración, para poder relajar mi mente y dirigirla a aquello que necesito.

El concepto de centramiento está muy utilizado en culturas orientales y en artes marciales y tiene que ver con la palabra enraizamiento, con estar pegado al suelo, como si mi cuerpo hubiese echado raíces, y fuese inamovible, es una bonita metáfora de estar en el presente, aquí y ahora. Para esto es necesario que mente y cuerpo estén en equilibrio.

El estado emocional de una persona se transmite mediante el cuerpo a través de posturas y señales fisiológicas, así que, una buena forma de saber cómo estás emocionalmente es fijarte en ti, observarte. ¿Cómo es tu forma de respirar? ¿Dónde la sientes? ¿Qué ritmo tiene? ¿Cómo está tu cuerpo? ¿Lo sientes pesado o ligero?......

Aprender a estar centrado, presente en el aquí y ahora, es empezar a liberarte de la barreras impuestas por la mente consciente y conectar con la mente generativa que es aquella capaz de buscar soluciones o recuperar los recursos de los que ya dispongo. Además, adoptar corporalmente la postura de estar centrado hace que las emociones empiecen a acompañar.
Existen muchísimas técnicas para aprender a encontrar tu centro, una de ellas es la meditación, esta es sin duda una forma de armonizar cuerpo y mente y así poder mejorar tanto tu salud física como mental.

David Rubiño

facebooktwitter

Sinceras Fiestas

alt

facebooktwitter

ENEAGRAMA

ENEAGRAMA: UNA FORMA DE ENTENDER EL PORQUÉ SOY ASÍ

Hablar de Eneagrama es hablar de una forma de entender la psique humana y sus entramados mecanismos de funcionamiento.
Cómo a través de las experiencias que voy viviendo en mi infancia, se van creando estados emocionales que se van normalizando, llegando a conformar nuestra forma de estar en el mundo y de relacionarnos con las personas que nos rodean y con nosotros mismos.
Eneagrama es una herramienta de clasificación de la personalidad pero ante todo es una forma de autoconocimiento, desde la psicoterapia o cualquier otra metodología de acompañamiento al cambio, partimos de la idea de que un buen conocimiento de cómo nos relacionamos con nosotros mismos, es un punto de partida muy importante para cualquier proceso de desarrollo personal que se quiera emprender. De hecho gran parte del trabajo del profesional de la psicología, consiste en que el cliente tome consciencia de cómo son esos programas de funcionamiento que tiene incrustados y que son difícilmente distinguibles.
Los especialistas en inteligencia emocional dicen que al cabo del día llegamos a sentir un gran número de emociones, pero según el Eneagrama hay una emoción que gobierna nuestra vida que llaman pasión y en base a ella y al objetivo humano de la búsqueda del amor vamos conformando nuestro mapa de la personalidad, llegando a ser personas perfeccionistas, leales, ayudadoras, acomodaticias, vanidosas, etc.


alt
Desde aquí te invitamos a que explores y entiendas el porqué de tu forma de ser, para identificar tus patrones de funcionamiento y aprender a desprogramarlos.

David Rubiño.

facebooktwitter

IDENTIDAD

IDENTIDAD: ¿Quién soy yo?

La identidad podemos definirla como el conjunto de creencias y valores que determinan quien yo creo que soy y lo que busco en la vida. La identidad la vamos construyendo en función de los términos de referencia que tengamos. Aunque hayamos nacido y crecido en una familia sana a lo largo de nuestra vida integramos en nuestra identidad elementos artificiales e inauténticos. Entre estos elementos artificiales tenemos que destacar aquellos que son los más difíciles de detectar, que son los que en Eneagrama llamamos las pasiones del ego.
La identidad responde a la pregunta ¿Quién soy yo?
Y el primer paso para descubrirlo realmente, es quitar todo aquello con lo que nuestro ego está adherido y con lo que en la mayoría de los casos, se siente identificado como: cuerpo, deseos, sentimientos, pensamientos, conductas, defectos, problemas etc.
Un vacío de identidad lleva al individuo a una existencia sin sentido, sin dirección, sin objetivos claros y sin compromiso. La construcción de la identidad requiere esfuerzo, y disciplina, para que a través de la autoobservación podamos eliminar todos aquellos aspectos indeseables y cambiarlos por las cualidades que queremos establecer. No es un trabajo superficial y ha de tener soportes sólidos en el nivel de creencias, donde los valores son su fundamento y su sostén.
En el nivel de identidad debemos conectar con nuestra misión y función en la vida para así identificarnos y comprometernos con nosotros mismos.
Podríamos decir que nuestra identidad es como el tronco de un árbol, el eje de nuestro ser que se ha desarrollado a partir de una simiente y ha extendido profundamente las raíces que le proporcionan nutrición. Pero esta nutrición además de las raíces proviene de las ramas y las hojas y estas van a estar moldeadas en función del sistema ecológico al que pertenezca y de la propia naturaleza del árbol.

alt

David Rubiño


facebooktwitter

DETECTAR CREENCIAS IRRACIONALES

Los pensamientos pueden ser racionales, objetivos, sopesados y equilibrados o por el contrario pueden estar basados en nuestros miedos e imprecisiones y ser capaces de generar emociones desajustadas y magnificadas: son los que llamamos pensamientos irracionales. Para poder trabajarlos primero tenemos que detectarlos:

Examina tus circunstancias
Tu realidad refleja tu sistema de creencias. Siempre. Todo lo que no te gusta y estás tolerando coincide con tu sistema de creencias. Por lo tanto, una manera fácil de deducir tus creencias limitantes es identificar tus ambientes negativos o estresantes.
Ejercicio mental: Echa un vistazo a algunas situaciones que estás tolerando, pero no disfrutando. Ahora hazte esta pregunta: “¿Qué creencia tengo actualmente aferrada a fin de mantener esta situación en mi vida?”

Haz un seguimiento de tus respuestas emocionales
Otra gran manera de detectar las creencias limitantes que tienes es prestar atención a tus respuestas emocionales. Normalmente las respuestas emocionales desproporcionadas esconden creencias irracionales

Escucha tu lenguaje
Tu lenguaje es la representación verbal de tu sistema de creencias. Estate atento a frases que te dices como: “todo es muy difícil”, "yo no soy creativo” o “soy perezoso”, esas son generalmente las creencias exactas que te están limitando.

María Robles

facebooktwitter

¿Qué es antes, pensamiento o emoción?

Tengo una pregunta ¿Qué es antes, pensamiento o emoción?

alt

Hoy sabemos que lo que hace que nos sintamos y actuemos de una manera determinada no son las situaciones que vivimos, sino lo que pensamos sobre ellas.

No obstante, también hay que tener en cuenta la relación inversa, es decir, la influencia que ejercen las emociones sobre los pensamientos. Esto es lo que llamamos sesgo en el procesamiento de la información. Es decir, un organismo inmerso en un estado emocional, tiende a seleccionar el tipo de información que le permita crear una red de pensamientos acordes a esa emoción. Así, a modo de ejemplo, se ha demostrado que las personas en estado de ansiedad tienden a buscar y concentrarse inconscientemente en estímulos amenazantes del ambiente externo, y por lo tanto, a crear una red de pensamientos que justifiquen esa angustia.

A este proceso en el que los pensamientos producen emociones y las emociones influyen en el pensamiento, hay que sumarle además dos elementos clave: el ambiente en el que esto ocurre y la conducta que emite el sujeto.

El comportamiento, por su parte, nos influye generando estados de ánimo de una manera muy directa, ya que hay actividades que facilitan la liberación de sustancias con un impacto inmediato en el estado anímico. Por ejemplo, hacer deporte ayuda a que se liberen endorfinas que produce una sensación de bienestar y relajación. Incluso se ha demostrado que simplemente observar actos de generosidad o cariño por parte de terceras personas también hace que nos sintamos mejor.
También nos influye ya que nuestro comportamiento va generando nuevas situaciones de las que sacamos conclusiones que nos hacen sentir de una manera determinada.
Así, una persona con timidez observa su comportamiento de no relacionarse con otros y piensa: “soy un inútil y nunca tendré amigos”. Además, en este caso, su comportamiento influiría también en el comportamiento de otras personas, que al verlo cerrado a comunicarse se alejarían de él, con lo que pensaría: “¿ves? Soy un bicho raro y nadie quiere ser mi amigo”. Todo esto haría entonces que su timidez creciera aún más.
Por último, el ambiente también hace lo suyo, ya que el estrés o no que pueda haber en nuestro contexto físico y social resulta de crucial importancia.

Por tanto, podemos decir que los pensamientos, los comportamientos (incluyendo el lenguaje que utilizamos y la postura corporal que adoptamos) y las emociones, están recíprocamente vinculados y por tanto todos son vía de entrada a resolver un conflicto psicológico.
Quizás la clave esté en cuidar lo que pensamos, comprender lo que sentimos y hacer las cosas de una manera diferente.

María Robles

facebooktwitter

AUTOESTIMA EN LOS NIÑOS

autoestima

Entendemos autoestima como la imagen ajustada que tiene la persona de sí misma y que se basa en el conocimiento y aceptación tanto de sus cualidades como de sus límites. La cuestión es ¿Cuándo educamos a un niño, le reforzamos en la misma medida que le corregimos? Vivimos en una sociedad que está muy pendiente del error y de enmendarlo, esto significa que, por lo general, prestamos toda nuestra atención a lo que el niño hace mal. Esto, inevitablemente, afectará a la autoestima del chaval en cuestión, porque más que hacerle ver cuáles son sus cualidades le hacemos ver cuáles son sus errores y esto no es positivo para crear una buena autoimagen. Con esto no queremos decir que no se corrija al niño, todo lo contrario, hay que corregirlo pero también hay que valorarlo.

.

Para crear una buena autoimagen lo primero es hacer al niño consciente de sus virtudes y de valorar su comportamiento positivo. Tendremos que percibir cómo se ve él, y teniendo ese punto de partida, iremos señalándole todos aquellos aspectos de su carácter de los que queramos que tome consciencia como potenciadores de una buena autoestima. Nos pueden ayudar preguntas como:

.

  • ¿Quién eres?
  • ¿Te gusta cómo eres?, ¿Por qué?
  • Eres capaz de….
  • Se te da bien…
  • Tus cualidades son…


David Rubiño

facebooktwitter

¿TIENES UNA AUTOIMAGEN AJUSTADA?

autoimagen

.

LA IMAGEN DE UNO MISMO

.

Cada persona tiene una imagen de sí misma más o menos consciente y esta imagen tiene una influencia sobre su conducta.


.

.

.

.

.¿CÓMO CONSTRUIMOS ESTA AUTOIMAGEN?

  • Durante la infancia nos vamos haciendo una idea de quienes somos a través de lo que otras personas importantes piensan de nosotros. Sus palabras, miradas, gestos o actitudes nos van dando un reflejo, más o menos acertado, de nuestra identidad.
  • Con la edad adulta las propias experiencias de vida y nuestra capacidad de interiorización nos hacen sacar conclusiones, más o menos certeras, de nuestras competencias y nuestros límites.
  • Además somos seres sociales y por lo tanto todos necesitamos en mayor o menor medida sentirnos aceptados por parte de nuestro entorno, aunque es cierto que si estas necesidades son fuertes, incluso tiránicas, se instalará y acentuará progresivamente un desfase entre lo que llamamos “el personaje”, o esa imagen que queremos dar a los que nos rodean, y lo que realmente somos, nuestra verdadera identidad.

TRES TIPOS DE IMAGEN

La imagen negativa

Esta imagen se estructura a partir de lo negativo y de las carencias, obviando o minimizando lo positivo.
La persona se enfoca sobre todo en sus aspectos negativos, aquellos que no le gustan o necesita trabajar, y en los pocos momentos en los que acepta algún rasgo positivo añade inmediatamente un enorme “pero” o atribuye sus éxitos a algo externo a él, como la suerte, la ayuda de alguien etc.
La explicación de este fenómeno la podemos encontrar en el contacto durante la infancia con educadores exigentes que pedían siempre más y subrayaron sobre todo los fracasos y las carencias, en la constante comparación sufrida hacia un hermano o en la pérdida de confianza en uno mismo a partir de una o varias experiencias de fracaso durante la edad adulta.
Las personas que tienen este tipo de imagen carecen de confianza en sí mismas porque no encuentran nada interno en que apoyarse.

La imagen sobrevalorada

Esta imagen se estructura a partir de los aspectos positivos, negando los negativos.
La persona los puede haber aprendido a negar como defensa ante el dolor que le ha causado en el pasado sentirse juzgado o inferior. En realidad, en este caso estaríamos hablando de una imagen negativa, aunque nos pueda parecer sobrevalorada.
También es posible que los niegue porque efectivamente tiene un concepto muy elevado de sí mismo y quiere que los demás también le vean así. En este último caso la persona suele haber vivido en un ambiente familiar muy preocupado por el éxito social y se le ha valorado según este criterio, poniendo el acento sobre el parecer y no sobre el ser, por lo que ha aprendido a organizar su vida en torno a los éxitos sociales como sentido último de la existencia. Al contrario de lo que podría parecer, esta imagen esconde una inseguridad radical, ya que la persona no ha aprendido a valorarse por lo que es de fondo y necesita compensarse mediante los éxitos sociales. Además, este desconocimiento de sus propias facetas negativas le lleva a no aceptarlas tampoco en otras personas, por lo que se puede mostrar intolerante, exigente y egocéntrico, llevando muy mal las críticas y descargando sistemáticamente en otros la responsabilidad de todo lo que va mal. Si la persona está bien dotada y nunca tiene fracasos importantes, esta imagen puede durar toda la vida, pero si aparece un fracaso importante vendrá el derrumbamiento.

La imagen ajustada

Podemos reconocer a una persona que tiene una imagen de sí misma ajustada a la realidad cuando:

  • Ha integrado en su vida tanto los aspectos positivos como los negativos de su personalidad y no tiene dificultad en reconocer ante los otros sus riquezas y sus límites.
  • Los reflejos positivos le son agradables pero no le provocan sensaciones de euforia.
  • Los reflejos negativos no le producen sensaciones de desvalorización, ni de duda sobre sí misma, y puede interiormente tomar la distancia necesaria para verificar el valor de sus actitudes o comportamientos, y si es el caso, rectificar.
  • La percepción que tiene de su imagen no es rígida ni acabada, sino que tiene muy presente que está en continua evolución y es susceptible de aprender, potenciar y descubrir más aspectos positivos que poder integrar.

¿Y tú?, ¿Sabrías decir qué tipo de autoimagen tienes?

María Robles.

facebooktwitter
Más artículos...

En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usarlas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies lee nuestra Politica de Privacidad y Cookies.

Acepto la Politica de privacidad y Cookies.

EU Cookie Directive Module Information